El Bristol, un inseparable del campo

La tierra y su identidad
25 diciembre, 2017
Mark Lee y Luisa Ramos, invitados especiales en Expofinca
25 febrero, 2018
  • Este tradicional almanaque con predicciones del tiempo, de las mareas, datos astronómicos, el santoral católico y demás, se edita hace 168 años.
  • Su consumo y arraigo es tal en Colombia que al país llegó la tercera parte de los cuadernillos editados para el 2018 en todo el mundo.

La compañía de artículos de perfumería, Lanman & Kemp-Barclay, con sede en New Jersey, Estados Unidos, edita desde 1850 el popular Almanaque Bristol, un folleto inventado 18 años antes por el farmacéutico Cyrenius Chapin Bristol, quien aparece en su portada.

Bristol usaba el pequeño libro para promocionar las drogas de su laboratorio, y luego cedió los derechos a Lanman & Kemp, que en ese entonces producía pastillas y productos de perfumería desde sus oficinas en Nueva York. El farmacéutico básicamente se servía de un sistema de predicción del clima muy parecido a las cabañuelas, otro conjunto de métodos tradicionales para el mismo fin.

Desde hace casi dos siglos, el Almanaque Bristol tiene en sus páginas predicciones del tiempo y de las mareas para cada mes, datos astronómicos, el santoral católico, horóscopos, chistes y anuncios publicitarios de artículos de perfumería. Información que continúa siendo utilizada para la pesca, la siembra, la cosecha e incluso para el corte del cabello.

Aunque su producción se ha reducido con el tiempo, para el 2018 se imprimieron 1,5 millones de cuadernillos en español, de los cuales casi medio millón se enviaron a Colombia. El Almanaque Bristol se vende en tiendas de barrio o en las calles de otros países como Nicaragua, Honduras, Panamá, República Dominicana, Puerto Rico y Bolivia.

En nuestro país muchos lo consideran la biblia de los campesinos y se dice que fue una herramienta de alfabetización en las zonas rurales del país. Debido al resumen de conocimientos útiles para la vida en el campo, tuvo una creciente popularidad durante el siglo XX, y nunca llegó a sufrir algún tipo de censura oficial por su contenido.

En la actualidad es el Observatorio Naval de los Estados Unidos el encargado de realizar los estudios sobre predicciones del tiempo, mareas y cálculos astronómicos para cada país en donde se distribuye.

Su legado se ha extendido a campos como la literatura, donde escritores como Gabriel García Márquez, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Miguel Ángel Asturias y Germán Arciniegas reconocen la influencia de este en sus narraciones.

Si quieres revivir estas y otras tradiciones del campo visita Expofinca del 4 al 8 de abril en Plaza Mayor.